Franz Liszt

Franz Liszt fue hijo de un mayordomo al servicio de la familia Esterházy, mecenas de Haydn. Nació en Raiding, Hungría, pero en 1821, siendo aún un niño, su familia se mudó a Viena donde tomó lecciones de piano con Czerny y de composición con Salieri. Dos años después, en 1823, la familia fue a vivir a París desde donde Liszt realizó una gira como pianista. Influenciado por el excepcional violinista Paganini, centró su atención en el desarrollo de una técnica similar para el piano. En 1835 abandonó París con su amante, la Condesa de Agoult, con quien realizó muchos viajes que aumentaron su reputación como un pianista con poderes asombrosos. En 1844, se separó de su amante y madre de sus tres hijos, para instalarse en 1848 en Weimar acompañado por la princesa Sayn-Wittgenstein. En Weimar centró su atención en la composición y, en particular, en la creación de una nueva forma: el poema sinfónico. En 1861, Liszt se mudó a Roma, donde encontraron expresión sus inclinaciones religiosas. A partir de 1869 viajaba regularmente a Weimar, donde tuvo muchos alumnos, y posteriormente aceptó obligaciones como maestro en Budapest, donde era considerado un héroe nacional. Murió en Bayreuth en 1886, cuatro años después de la muerte de su yerno, Wagner. Como pianista no tenía igual, y como compositor hizo posible que surgiera una joven generación de músicos que darían un nuevo curso a la historia de la música.

Música orquestal

Los poemas sinfónicos de Liszt fueron duramente criticados por los puristas, quienes no estaban de acuerdo con sus intentos de traducir en términos musicales las grandes obras de la literatura. Los poemas sinfónicos más conocidos son Ce qu’on entend sur la montagne, basado en Victor Hugo; Les Préludes, basado en Lamartine; obras con textos de Tasso y Mazeppa de Byron; la Sinfonía Dante tomada de la Divina Comedia, y Prometheus que, junto con la Sinfonía Fausto, recurre a personajes de Goethe. Otras obras orquestales incluyen dos episodios de Fausto de Lenau y del primer vals de Mephisto, al que se agregó un segundo vals 20 años después, en 1881. Liszt escribió dos conciertos para piano y otras obras para piano y orquesta entre las que destacan Totentanz (Danza de la muerte) y Fantasía sobre melodías populares húngaras. Seis de las rapsodias húngaras de Liszt, escritas para piano, fueron arregladas para orquesta por Franz Doppler y revisadas por Liszt.

Música para piano

Liszt escribió una gran cantidad de música para piano, parte de la cual fue posteriormente revisada por lo que existen varias versiones de una misma pieza. Además de la música original para piano, también hizo muchas transcripciones de trabajos de otros compositores y escribió obras basadas en temas nacionales. El violinista Paganini fue la inspiración inmediata de los Études d’exécution trascendante (Estudios de ejecución trascendental), dedicados a Clara Schumann, esposa del compositor Robert Schumann, y basados en cinco de los 24 caprichos de Paganini para violín solo y el último movimiento de su Concierto para violín no. 2, La campanella.

Los Estudios trascendentales, revisados y renombrados ​​en 1851 como Estudios de ejecución trascendental, forman un conjunto de 12 piezas que incluyen ‘Wilde Jagd’ (Cacería salvaje), ‘Harmonies du soir’ (Armonía nocturna) y ‘Chasse-Neige ‘ (Pala de nieve). Las tres colecciones que más tarde recibieron el nombre Années de pèlerinage (Años de peregrinación) fueron escritas cuando el compositor viajaba de Suiza a Italia. Forman una serie de cuadros poéticos evocadores, inspirados en paisajes, poemas y obras de arte.

Las Armonías poéticas y religiosas, escritas entre 1845 y 1852, representan los sentimientos religiosos del compositor. Estos sentimientos también son evidentes en Legendas de 1863, la primera de ellas representa a San Francisco de Asís predicando a las aves y la segunda a San Francisco de Paula caminando sobre el agua. El notable Weinen, Klagen, Sorgen, Zagen, basado en un tema de una cantata de Bach, llora la muerte de su hija mayor Blandine. Su Fantasía y fuga sobre el motivo de Bach fue escrita originalmente para órgano. Liszt escribió una sonata en si menor, novedosa en su forma.

Las Rapsodias húngaras, que finalmente aparecen como un conjunto de 19 piezas, se basan en una forma de arte musical común en Hungría interpretada por músicos gitanos, aunque estas obras no son, como Liszt pensó, una recreación de la verdadera música folclórica húngara. La Rapsodie espagnole et jota aragonesa hace uso del conocido tema La folia, utilizado por Corelli y muchos otros compositores barrocos. Las transcripciones de sus propias composiciones orquestales y corales incluyen una versión del segundo de sus tres valses Mephisto, obras que apoyan la leyenda sobre la asistencia diabólica que Paganini tenía en sus presentaciones. De las muchas otras transcripciones para piano, las de las sinfonías de Beethoven se encuentran entre las más notables. Hay una serie de transcripciones y fantasías operísticas. Estas incluyen Réminiscences de Don Juan, basada en Don Giovanni de Mozart, y una docena más o menos de transcripciones basadas en obras de su amigo y esposo de su hija Cosima, Richard Wagner.

Música coral sacra

Aunque el nombre de Liszt se asocia principalmente con música instrumental, obras para piano y poemas sinfónicos orquestales, el compositor también escribió una gran cantidad de música coral sacra. Esta abarca desde su oratorio patriótico La leyenda de  Santa Isabel hasta una amplia gama de obras litúrgicas y devocionales en las que buscó reformar la música de la iglesia católica a partir del sentimentalismo prevaleciente de la época.

Música para órgano 

A pesar de que su habilidad como organista no podía igualar sus habilidades como pianista, Liszt se interesó mucho en el órgano y contribuyó al repertorio del instrumento con obras que exigen virtudes técnicas.

2019-09-23T15:39:01-05:00