Anton Bruckner (1824-1896)

Cuando, en agosto de 2013, en la Sala de Conciertos KKL, Claudio Abbado realizó una presentación de la novena sinfonía de Anton Bruckner (1824-1896) con la Orquesta del Festival de Lucerna, estaba presente en la sala una sensación inevitable de un final. Hasta el día de hoy, los presentes recuerdan el gesto de gratitud y agradecimiento del director en la última ovación: Abbado colocó su mano derecha sobre su corazón con esa mirada amable y discreta que era tan característica de este hombre que era un director estelar pero que carecía de aires señoriales. La premonición de que esto podría resultar ser el último concierto de Abbado se podía sentir en la atmósfera. ¡Y qué experiencia fue este último concierto y, por lo tanto, también la última grabación de Claudio Abbado!

Un año antes, en la sala de conciertos de Lucerna en agosto de 2012, los asistentes al Festival de esa ciudad escucharon la innovadora sinfonía no. 1 de Bruckner en una actuación igualmente espectacular. Para su interpretación con la Orquesta del Festival de Lucerna, Abbado había optado por la poco conocida versión de Viena, que el propio Bruckner consideraba como la definitiva. En el sonido tenso y reducido de la Orquesta del Festival de Lucerna, los tempestuosos desarrollos musicales adquirieron una presencia electrizante y urgente. Al mismo tiempo, Abbado logró resaltar la coherencia del diseño formal de la obra incluso en medio de su torpeza angular y su carácter innovador, como si fuera volcánico.

Escuchar/Comprar este álbum

#orquestal #seleccion2019 #septiembre 2019